¿En qué se diferencia el Trabajo Social de la Educación Social?

You may also like...

  • Lorena Delgado Reverón

    Y la diferencia entre educador social y psicologo educativo (que no escolar)?

    El psicólogo de la educación tiene como objeto la intervención en el comportamiento humano en situaciones educativas. El objetivo de este trabajo es el desarrollo de las capacidades educativas en las personas, grupos, instituciones y comunidades sociales, entendiéndose educación en el sentido más amplio de formación y desarrollo personal, colectivo y social.

    2. Los psicólogos de la educación trabajan en los distintos sectores y etapas de la educación: Educación infantil, educación primaria, necesidades educativas especiales, enseñanzas secundarias, enseñanzas técnicos profesionales, educación superior, educación de adultos, y sistemas educativos no formales e informales.

    He trabajado en unidades de trabajo social, y por lo que veo, hay muchas profesiones que se solapan, además de los fp, donde también trabajaban conmigo los integradores sociales. Hay que aunar fuerzas para tener una visión común al trabajar con las personas, y más cuando estamos trabajando temas educativos.

    Un abrazo,

    • delia

      ¿QUIEN ES EL
      EDUCADOR/A SOCIAL CHILE?

      Existe
      esta interrogante en muchas personas…
      Que es la figura del educador/a social, diremos previamente que para el
      contexto latinoamericano somos reconocidos como educadores populares, una corriente
      político-socioeducativa que se va construyendo histórica y contextualmente en Latinoamérica, es decir, tiene una identidad propia marcada por una realidad histórica y socio-política. Una corriente colectiva cuyo inmediato y principal antecedente era Paulo Freire –pedagogo brasileño-. Aunque él no
      hablara en sentido estricto de Educación Popular, sino que utiliza otras
      expresiones como educación liberadora, educación
      para la libertad, educación
      concientizadora, educación
      dialogal, su reflexión educativa y su propuesta pedagógica influyeron
      notablemente. La práctica
      de la Educación Popular se alimenta simultáneamente de varias
      dimensiones de la realidad: referentes teóricos previos, imaginarios
      colectivos, representaciones y valores culturales, experiencias compartidas,
      así como de la reflexión sobre las propias prácticas educativas, la que se va configurando
      y redefiniendo permanentemente tanto en sus presupuestos como en sus prácticas.
      Así, la Educación Popular asume caras diversas de acuerdo a los
      diferentes escenarios, temáticas y sujetos educativos, por lo que la práctica
      de la Educación Popular dentro de nuestro contexto se sitúa y enmarca dentro de lo que
      todos nosotros comencemos a construir. De contribuir,
      de ser una herramienta, un aporte a un proceso complejo y de largo plazo,
      constituyéndose como uno de los medios que colaboran en la construcción de una alternativa
      cultural y política de sociedad.
      En otros continentes somos educadores sociales, resulta que allá y aquí, nos
      relacionan con el trabajador social, o también piensan que coexistimos como
      profesores, o que nuestro quehacer está
      relacionado con la psicología y claro de alguna manera vamos tras todo eso a través de la tonificación de procesos de aprendizaje y que en el aprender
      juntos procuramos una formación transformadora. Esto supone plantearnos desde la realidad y la experiencia de nuestro trabajo hacia la acción: Un educador/a actúa en el ámbito social. Es un profesional que aporta un enfoque socioeducativo y cultural, con
      afectividad. Quien pretende que el conocimiento no solo pase por la cabeza sino del entendimiento
      al corazón, que promueve la articulación de
      procesos de desarrollo personales sociales y culturales, para generar un marco
      desde el que se otorgue sentido a las significaciones poniendo énfasis en el “saber”
      (conocimientos) y para el “saber hacer” (procedimientos, habilidades y
      destrezas), para el “saber ser” (valores, actitudes y comportamientos)
      conocimiento y reconocimiento propio que genere conciencia crítica pero también
      incertidumbre que vamos estimulando como estrategias para explicar de qué se
      trata el compromiso con la acción transformadora, preparar al educando para que
      sea capaz de vivir con responsabilidad y comprometido en un mundo más
      justo.

      Para
      entender más al gestor Educador/a Social
      en Chile como un profesional social debemos decir que es un promotor capaz de
      desempeñar funciones adecuadas a su formación pero también a su experiencia
      acumulada. Que va en su recorrido fomentando el intercambio, el diálogo, las
      respuestas y acciones colectivas y cooperativas frente a prácticas y acciones
      cotidianas. El educador/a es una vía que proporciona herramientas prácticas
      para analizar problemáticas sociales e intervenir con distintos grupos, desde
      la prevención, la sensibilización, la formación. Por eso, los educadores
      debemos enfatizar mecanismos que desarrollen y proporcionen estados de armonía
      mental, alegría y diversión, promoviendo el placer de aprender utilizando,
      juegos, dramatizaciones, simulaciones, casos, trabajos de equipo, vivencias,
      artes plásticas, películas, literatura, la música, juegos teatrales entre otros instrumentos que enriquecen el
      aprendizaje haciéndolo más práctico y divertido, favoreciendo la fijación de
      las metodologías o técnicas a utilizar del contenido, así como la autoestima.

      Como
      educador/a incitamos a la Participación: en el sentido de enlace activo entre el/la Educadora y las personas participantes envueltos
      ambos en un verdadero proceso. Los participantes de las organizaciones, clubes,
      asociaciones, etc. no deben. Frente al educador/a sentirse solo como receptores
      pasivos, sino que deben participar activamente en su formación en el diseño,
      ejecución y evaluación de las tareas que se vayan emprendiendo desarrollándose
      a partir de la experiencia participativa de un grupo, donde todos tienen un
      camino por hacer.

      El
      educador/a formador Liberador: implica formar para la reflexión crítica, para
      la autonomía, y para la libertad Transformadora: Al
      respecto Paulo Freire señala que (…)“la práctica educativa es el proceso
      concreto, no como hecho consumado, sino como movimiento dinámico en el cual
      tanto la teoría como la práctica se hacen y rehacen en sí mismas, dado el
      contexto en el que se desarrolla y la dialogicidad entre los intervinientes,
      educandos y educadores”. Freire, además no se equivocó al afirmar que “la
      existencia, en tanto humana, no puede ser muda, silenciosa, ni tampoco nutrirse
      de falsas palabras, sino de palabras verdaderas con las cuales los hombres y
      mujeres transforman el mundo”. La formación que empieza y acaba en sí
      misma no tiene sentido, debe ser siempre formación para algo, al servicio de
      algo o alguien, y debe representarse en compromiso y acciones. La formación
      sólo adquiere su pleno sentido si es formación para la liberación de las
      múltiples formas de opresión, formación para la acción transformadora respecto
      de los educadores, en relación con los hechos y acontecimientos próximos,
      respecto de la sociedad y conexión con la humanidad. Muestra de utopía siempre
      es un ingrediente que el educador/a debe tener en cuenta. Ya que Aprender
      es particularmente un acto de socialización, no es una postura individualista,
      sino colectiva, a través del intercambio de ideas e informaciones, es donde las
      personas están en el mismo nivel, ellas entran en contacto con otros puntos de
      vista y diferentes percepciones del tema, pudiendo así crecer y llegar a
      mejores ideas, así como buscar entender el punto de vista de otras personas, lo
      que estrecha lazos y amplía la posibilidad de relaciones de mayor confianza.

      El educador/a, debe lograr una mirada para las
      cosas de forma diferente lúdica Cooperativa, lo que posibilita a quienes juegan
      experimentar nuevas posibilidades y reflejar sobre lo que es más interesante en
      términos de resultados para el equipo, la organización, el barrio o la
      sociedad.

      Queremos, además
      acentuar el rol dinamizador del educador/a social en la educación no
      formal puesto que constituye una de las señales básicas de la corriente que guía
      esta particularidad educativa. El educador/a social está llamado a trabajar
      esencialmente en el íntimo de grupos humanos carentes con el objetivo
      principal de iniciar procesos colectivos de enseñanza-aprendizaje de
      conocimientos, actitudes y estrategias que los lleven a estos grupos a
      gestionar el entorno en el que viven de forma autónoma de modo que se
      garanticen condiciones de vida dignas para todos.

      Pese a que la formación del Educador Social en Chile no existe institucionalmente, sin embargo somos muchos los reconocidos
      por las organizaciones, pero no todos cuentan con la “acreditación” social
      institucional establecida, reconocemos en el perfil como educador/a el procesode formación Permanente un proceso
      personal e institucional es un continuo que de ningún modo pueda darse por
      terminado, ya que los cambios que se producen en la sociedad son incesantes y acelerados y los educadores
      debemos atender a los nuevos retos que presenta la sociedad. Por ello, la
      formación es un proceso de aprendizaje que debe acompañar a los educadores y
      debe convertirse muchas veces en autoaprendizaje. Debemos señalarlo como un proceso vital. No
      obstante su reconocimiento social, debe suponer lugares de trabajos propios,
      terrenos de trabajo clasificados específicamente como profesionales, no
      aislándoles en ocasiones a funciones puramente asistenciales o mecánicas
      alejadas de su auténtica función social y educativa. Postulamos a un auténtico
      esfuerzo por delimitar el campo profesional del Educador Social, estableciendo sus espacios con el
      reconocimiento social y profesional que esta práctica educativa demanda. Para
      orientar, de forma adecuada, las competencias y acciones de la figura del
      Educador Social en los diversos entornos de su intervención.

      DELIA MALLEA ROBLEDO

      Gestora en Educación Social

      SANTIAGO DE CHILE ABRIL 2013

  • myica

    Antes de contestar a este
    interrogante creo que es necesario comentar la trayectoria histórica que tiene
    la disciplina del trabajo social. Esta profesión, asistencia social, se
    fortaleció durante la Revolución industrial para promover un mayor bienestar entre
    los obreros, Mary Richomd fue una de
    ellas y poco a poco aparecieron otras
    personas como Octavio Hill, Chalmers,
    Booth. El psicoanálisis y el prestigioso psicólogo Roger dieron un
    cambio a la disciplina poniendo énfasis en la psicología de la persona
    (psicoanálisis) y haciéndole protagonista de su propia vida, de sus problemas y
    de su cambio personal ( psicología humanista). Otorgar el protagonismo conllevó
    a eliminar el viejo paternalismo de la asistencia y dar origen de otra
    profesión: trabajo social.

    No se puede hablar de educación
    social sin nombrar a Paulo Freire que pretendía promover la educación como
    práctica de la libertad hacia los más pobres (pedagogía del oprimido 1970).
    Otro antecedente español son las Misiones pedagógicas que pretendían difundir
    la cultura en todos los rincones del Estado Español. Los padres de esta
    disciplina son: Quintana Cabanas, Cabrera, Ander –Egg…

    Las funciones del trabajador
    social y educador social que has descrito la mayoría son las mismas para el
    trabajador y educador y las que se diferencian también las hacen ambas
    profesiones: los educadores también trabajamos para para mejorar las
    condiciones sociales y económicas de las personas (por ejemplo un educador
    social orientado al empleo) y el trabajador social también realiza
    intervenciones educativas. Desde mi punto de vista tanto los trabajadores
    sociales como educadores sociales trabajamos en equipos multidisciplinares
    dónde se hace intervenciones conjuntas.

    Tanto el Educador como el Trabajador social requieren grandes habilidades y aptitudes
    como la EMPATÍA, escucha, comunicación, tolerancia… Sin embargo tenemos nuestra
    diferencias la intervención del
    trabajador en todos sus contextos: asistencial, consulta, terapéutica,
    evaluación, control e información (Rosa Benet, 2007) tienen como técnica de trabajo la ENTREVISTA,
    es el marco de actuación (2010) Mientras que la educación en todos sus
    contextos: educación permanente, educación de adultos, educación especializada,
    animación sociocultural tiene como técnica la INTERVENCIÓN EDUCATIVA. La
    carrera de trabajo social hace hincapié en las asignaturas de psicología,
    sociología y derecho, mientras que la carrera de educación social hace hincapié
    en psicología y pedagogía. Considero que esta es la gran diferencia.

    Desde mi punto de visto si somos
    profesionales del ámbito profesional ante la cuestión planteada tenemos que
    hablar con propiedad; con un lenguaje científico que hemos adquirido en la
    universidad, recordando mínimamente los antecedentes, y reflexionando , no limitarnos a
    contestaciones simplistas o hacer un corta y pega de la informaciones que
    proporcionan las universidades sobre las carreras.

    Este tema daría mucho para
    extenderse, pido disculpas porque no he tenido tiempo de documentarme lo
    suficiente.

  • c.m.tam

    Me gustan ambas carreras, pero no se por cual decantarme, me podríais aconsejar sobre ¿cual tiene más salidas? o decirme algo que sea fundamental y me ayude a decidir entre ambas. gracias!

  • http://www.jonathanregalado.com Jonathan Piñero Regalado

    La distinción ofrecida entre ambas disciplinas es bastante distorsionada y muy acotada al contexto de servicios sociales español.

    -La burocrática del trabajo social no es cierta. Se sufre exclusivamente en el contexto de los servicios sociales municipales, no en otros ámbitos públicos ni mucho menos en el tercer cuarto sector ni el ejercicio libre de la profesión.

    -La intervención socio educativa es una prestación técnica desempeñada por el trabajo social desde sus orígenes. Por lo tanto, aunque actualmente exista una disciplina directamente especializada en este ámbito, sigue siendo una prestación propia del trabajo social.

    – El trabajo social es un agente de cambio de personas y sociedades, no sólo personas en situación de pobreza, riesgo o exclusión social: tenemos el trabajo social con empresas y trabajadores como en Carrefour, Movistar o Google; con familias normalizadas en centros de terapia familiar o trabajo social clínico; litigios judiciales en calidad de perito; mediación familiar; marketing social; funerarias; y un largo etc.

    – Una distinción importante entre Trabajo Social y Educación Social, es que la primera esta representada internacional mente

  • Dacil Martin

    Me parece una definicion muy tecnica y poco clara, sobre todo para gente que no ha estudiado nada relacionado con lo social y lo educativo

  • José Luis Zamora

    La Educación Social es una de las funciones esenciales del Trabajo Social en Argentina. El trabajador social es un educador social. En los lugares donde la ES se ha convertido en una nueva carrera, es porque la pedagogía avanzo sobre lo que el trabajo social no hizo. Sin ES el trabajo social se vuelve puro trámites y gestiones al servicio de los gobiernos de turno.

  • roirosal

    ¿Qué es SS.SS.? ¿Seguridad social? En caso de ser así, ¿por qué duplicáis las letras si no están en plural?

    • ALBERTO AGUILERA CARRASCO

      Servicios Sociales