El empoderamiento de las mujeres de Juego de tronos

Para los/as seriéfilos/as que llevéis al día juego de tronos os habréis dado cuenta del empoderamiento que han vivido la mayoría de mujeres de la serie. Es tan poco común ver este tipo de evolución en una serie de televisión que es digno de nombrarlo.

dae

Daenerys Targaryen comenzó su periplo a merced de los Dothrakis siendo una niña. Fue vendida por su hermano a Khal Drogo, quien la violó en su matrimonio. Ella tuvo que hacerse fuerte en una situación tan adversa y sufrir el síndrome de Estocolmo. Daenerys no está ahora en posición de doblegarse ante otro Khal. Hizo honor a su título y acabó quemando a los guerreros que amenazaban con violarla y matarla, y de paso con el patriarcado reinante en ese sistema social. Un auténtico golpe en la mesa con un mensaje claramente feminista.

Sansa, hija mayor de los Stark, es otra de las protagonistas que ha evolucionado hasta lo que es ahora; una mujer fuerte e independiente. Tuvo que casarse con varios hombres para unir las casas y, finalmente, acabó aprendiendo que se puede hacer de otra manera sin necesidad de un matrimonio convenido. Sansa está harta de ser manipulada por otra gente y ahora quiere ser escuchada y respetada.

Arya, hija menor de los Stark, ha superado sola multitud de obstáculos y se ha convertido en una guerrera que, pese a las adversidades, ha conseguido lo que se proponía: tachar de su lista a más de uno.

Meera es la encargada de cargar con el joven Stark para salvarle de los caminantes blancos y el Rey de la Noche. Hasta ahora, no era muy visto en televisión que una mujer “salvara a un hombre”.

Yara Greyjoy al frente de las Islas de Hierro, a pesar de que su hermano sea el heredero varón. Ni los sentimientos ni las debilidades son patrimonio de las mujeres, ni los hombres son los únicos que merecen gobernar.

Brienne de Tarth es el empoderamiento en persona. Es la feminista de aquella época que lucha por defender los intereses de las personas y no se doblega ante nadie.

Ygritte, pertenece al Pueblo Libre y se rige por sus propias normas. Ella decide con qué hombre quiere estar y se defiende de aquel que le vaya a atacar.

En Dorne, tenemos a las Serpientes de Arena, las 8 hijas bastardas de Oberyn Martell y Arianne Martell. A ninguna de estas mujeres se las ha educado con limitaciones, todas saben luchar, no temen a la guerra y satisfacen su sexualidad como, cuando y con quien les viene en gana.

“El sistema es machista pero está destinado a caer. No hay un semental que vaya a montar el mundo, son las mujeres empoderadas las que lo van a cambiar”.

¿ME SIGUES EN INSTAGRAM?

You may also like...