La comunicación en el Trabajo Social

Es de vital importancia que los/as Trabajadores/as Sociales al encontrarse frecuentemente en situaciones difíciles, se sientan seguros de sí mismos sobre cómo comunicarse bien con otras personas.

comunicacion

 La comunicación en el Trabajo Social

Los siguientes valores aparecen regularmente asociados al estilo de comunicación más efectivo:

  • Empatía: uno debe transmitir que tiene la capacidad de ver y sentir, acercándose al punto de vista de la persona afectada. Esto habitualmente implica una cualidad de calidez personal, opuesta a la de alguien con un trato distante, mecánico o estrictamente profesional.
  • Respeto: se debe transmitir respeto sincero por la dignidad y valor de las personas afectadas.
  • Autenticidad: significa honestidad, honradez, sinceridad. Esto implica decir lo que uno piensa y pensar lo que dice. Cualquier fallo en este sentido puede conducir a una sensación de traición.
  • Consideración positiva: se debe demostrar un sincero interés por el bienestar y respetabilidad de la persona afectada. Estas personas pueden estar luchando contra la sensación de ser poco dignas de atención e inservibles. La actitud positiva hacia ellos es frecuentemente la semilla de un sentimiento renovado de autoestima.
  • Posición de no juzgar: las personas a menudo están preocupadas por la posibilidad de ser juzgadas por otros como culpables de la crisis que se ha abatido sobre ellas. Se puede aliviar esta tensión evitando cuidadosamente juzgar a la persona afectada. De no ser así, la empatía, el respeto y la mirada positiva pueden perder su eficacia.
  • Desarrollo de la autonomía: el/la Trabajador/a Social, al final de su intervención, debe dejar a la persona sintiéndose algo más recuperada y con mayores recursos que cuando la encontró.
  • Sentido práctico: es necesario considerar lo que puede y no puede lograrse para una persona si se desea que ésta quede fortalecida y funcionalmente íntegra, inclusive después de finalizado el apoyo.
  • Confidencialidad: se trata de mantener la privacidad sobre las cosas que comparte con un beneficiario.
  • Conducta ética: como por ejemplo no hacer daño; ser digno de confianza y cumplir la palabra con hechos apropiados; nunca explotar la relación; respetar el derecho de la persona a tomar sus propias decisiones; nunca exagerar las propias habilidades o competencias; tener conciencia de las parcialidades y prejuicios de uno mismo.

¿ME SIGUES EN INSTAGRAM?

You may also like...