Mejorar los vínculos tempranos desde el Trabajo Social

Ayer tuve la suerte de participar en un taller sobre Primera Alianza: mejorando los vínculos tempranos que me encantó y que he intentado resumir para compartirla con vosotras y vosotros. Ha sido complicado ya que se entiende mejor con videos y diversos ejemplos pero espero que os ayude a daros una idea de esto.

nosoyasistenta vinculos

Mejorar los vínculos tempranos desde el Trabajo Social

El apego se da en relaciones entre un organismo inmaduro y uno maduro; lo que sería, un organismo estimulado por otro. No solo se da de los progenitores a los hijos/as sino también en relaciones de pareja, etc. Los primeros años son fundamentales para un buen desarrollo.

Un apego seguro es un tipo de vínculo que refleja el lazo afectivo duradero que se establece en el espacio/tiempo entre el bebé y el/la cuidador/a. El apego seguro se determina por la presencia de una persona en la vida del niño/a que se muestra sensible y atento a sus necesidades. Además, el cuidador/a se muestra empático y  favorece la experimentación de emociones.

Los peques tienen 2 necesidades: apego y exploración. La primera sería la necesidad de proteección que necesitan cuando sienten una amenaza mientras que la segunda sería esa necesidad de descubrir y conocer cosas nuevas. Es muy importante como padre/madre descrifrar qué necesidad tienen para poder cubrirla o, de no poder cubrirse en un momento puntual, explicarles el motivo. Un ejemplo de esto podría ser cuando un/a menor está en el parque y quiere continuar explorando pero debes irte ya. Él/la peque tiene una rabieta porque se niega a irse. Nuestra reacción como personas adultas podría ser decirle que le vas a castigar como siga así. Incluso, sin explicarle el por qué hay que irse ya.

Es importante detectar: NECESIDAD ( ¿necesita apego o exploración?) – SEÑAL (¿qué está haciendo para demostrar lo que quiere y como lo descifro yo?) – RESPUESTA (¿cómo respondo yo ante su necesidad?)

¿Qué sucede cuando el/la menor necesita algo pero no sabemos detectar su señal y darle la respuesta que necesita?

El/la menor necesita algo, no lo cubrimos y puede continuar pidiéndolo o dejar de pedirlo. Si esto se repitiera continuamente la inseguridad se ha hecho impredecible y puede comportarse de 2 formas: el peque se acostumbra a que no cubran esa necesidad y hace como que no la necesita (apego evitativo) aunque también podría darse el hecho de que continúe pidiéndolo (apego ansioso). 

El vínculo afectivo temprano es una necesidad biológica básica; como lo es el comer. Dependiendo del vínculo afectivo; apego y nivel de seguridad que hayas tenido podrás desarrollar la adaptación y resiliencia o exclusión social y trauma. Respecto al trauma puede suceder que se dé un círculo vicioso y que paso a contaros con un ejemplo: una mujer víctima de VG tiene un hijo que repite patrones del maltratador. Ella recuerda y re-experimenta esa sensación de miedo que sentía entonces. Ese menor puede estar necesitando el apego pero la madre, en vez de cubrir esa necesidad, por su propio miedo, puede reaccionar: castigándole o alejándose de él. El malestar del menor se incrementa y puede acentuárse y ella se aleja más. Existe una forma sana de romper ese círculo y, como os comentó al final del post, los y las profesionales podemos ayudarle ya que, de lo contrario, si no se rompe ese círculo vicioso el o la menor, que aún tiene esa necesidad sin cubrir, podría convertirse en un menor complaciente y “pelota” para evitar que su madre se aleje. Aunque esto parezca inofensivo, no es real y a la larga acabaría saliendo.

¿Cómo podemos los y las profesionales ayudar a este padre/madre?

  1. Fortalecer a la familia para proteger al niño/a. Deberíamos intervenir trasmitiendo seguridad al padre/madre para que él pueda trasladar esa seguridad al o la menor. Esto serían las cadenas de seguridad.
  2. Apoyar en esa necesidad que tiene el/la propio/a adulto/a. El/ella también necesita cubrir su necesidad de apego o exploración. Por ejemplo, no podemos “empujar” al adulto a explorar si su necesidad de apego no está cubierta. Cuando se sienta seguro se sentirá con fuerza para explorar y cambiar.
  3. Intervenir desde sus fortalezas. Consiste en detectar/reconocer las habilidades que tiene; celebrar sus logros; reconocer el sentido de cada estilo de crianza y fomentar dinámicas de ayuda mutua en el grupo para mejorar otros aspectos necesarios.
  4. Si detectamos un círculo vicioso podemos ayudar al padre/madre a hacer una nueva lectura y que lo vea desde otra perspectiva y de esa manera apoyar a romperlo.
  5. Primera Alianza es un proyecto de protección del menor centrado en el trabajo con los vínculos . A través de nuestras diferentes iniciativas, promovemos el desarrollo de relaciones seguras que permitan al niño crecer con salud. Os he dejado el enlace a su web más arriba y os recomiendo que le echéis un vistazo a su forma de trabajar.

 

Foto: imagui

(La foto es de una madre y un hijo por casualidad. Esto no quiere decir que los vínculos deban establecerse solo las madres con sus hijos/as. Los vínculos deben establecer los progenitores sean quienes sean: madre/padre; 2 madres/ 2 padres; madre sola; padre solo; abuelos/as y el resto de tipos de familias que existan).

¿ME SIGUES EN INSTAGRAM?

You may also like...