Qué no debemos hacer en nuestro trabajo

antipatica

Esta tarde he estado en el médico ya que tengo un resfriado que no se me quita por más que lo intento. Para mi sorpresa (o no tan sorpresa) he detectado ciertos aspectos que considero, muy desfavorables para una persona que trabaja de cara al público y que trata los problemas de salud. Os lo cuento:

 

Primer error y algo que es muy molesto para cualquier persona, es que alguien llegue tarde a su trabajo. Todos tenemos agendas complicadas pero lo mínimo es comenzar nuestro trabajo a la hora que debemos. La señora médica tendría que entrar a las 15:00 y llegó, tranquilamente, a las 15:20.Aquí se hace patente la imagen que suelen tener los funcionarios que al no poder ser despedidos se permiten poder hacer mal su trabajo. Es una lástima.

Con toda tranquilidad, pasa por nuestro lado, sin saludar, sabiendo que tenía siete personas esperando casi media hora. La señora, por llamarla así, se acomoda en su despacho en el que estará probablemente toda su vida, y llama al primer paciente. Un rato después, yo con algo de prisa, me dispuse a irme cuando justo me llamó.

Entro con alegría, aunque lo único que me apetecía era ponerle una reclamación, y la señora con toda la antipatía del mundo me pregunta qué me pasa y me manda unas pastillas, sin examinarme. Jamás he visto a una persona tan antipática como aquella. Una persona que ni te mira a los ojos y ni siquiera intenta dibujar una sonrisa en su cara, no trasmite confianza.

Yo, desde aquí, pido simpatía hacia el ser humano. Una persona que va a contarte sus problemas, del tipo que sean, necesita, al menos, coordialidad. 

¿ME SIGUES EN INSTAGRAM?

You may also like...