¿Qué es el trastorno negativista desafiante?

El Trastorno Negativista Desafiante (TND) se caracteriza por un patrón recurrente de conductas no cooperativas, desafiantes, negativas, irritables y hostiles hacia los padres, compañeros, profesores y otras figuras de autoridad.
niño

¿Qué es el trastorno negativista desafiante?

Son niños y adolescentes discutidores, desafiantes y provocadores que se cabrean y pierden el control con facilidad. A diferencia del Trastorno Disocial, no hay violaciones de las leyes ni de los derechos básicos de los demás. Este comportamiento, se presenta por un periodo mayor a seis meses y con más intensidad que en otros adolescentes de su misma edad. Este trastorno interfiere casi siempre en sus relaciones interpersonales, su vida familiar y su rendimiento escolar. Como consecuencias secundarias a estas dificultades, los niños suelen tener baja autoestima, escasa tolerancia a las frustraciones y depresión.
Criterios diagnósticos:
  • Un patrón de comportamiento negativista, hostil y desafiante que dura por lo menos 6 meses, estando presentes cuatro (o más) de las siguientes conductas:
  1. A menudo se cabrea e incurre en pataletas.
  2. A menudo discute con adultos.
  3. A menudo desafía activamente a los adultos o se rehúsa a cumplir sus demandas.
  4. A menudo molesta deliberadamente a otras personas.
  5. A menudo acusa a otros de sus errores o mal comportamiento.
  6. A menudo es susceptible o fácilmente molestado por otros.
  7. A menudo es colérico y resentido.
  8. A menudo es rencoroso o vengativo
  • El trastorno de conducta provoca deterioro clínicamente significativo en la actividad social, académica o laboral.
  • Los comportamientos en cuestión no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno psicótico o de un trastorno del estado de ánimo.
  • No se cumplen los criterios de trastorno disocial, y, si el sujeto tiene 18 años o más, tampoco los de trastorno antisocial de la personalidad.
Este trastorno puede aparecer desde los 3 años de edad, aunque suele iniciarse a los 8 y normalmente no después de la adolescencia. Antes de la pubertad es más común en hombres que en mujeres, aunque la distribución por sexos se iguala en la adolescencia. Los síntomas negativistas acostumbran a aflorar en el ambiente familiar, pero con el paso del tiempo pueden producirse en otros ambientes. Su inicio es típicamente gradual, y suelen mantenerse a lo largo de meses o años. En una proporción significativa de casos, el trastorno negativista desafiante constituye un antecedente evolutivo del trastorno disocial.
Fuente. inprf

¿ME SIGUES EN INSTAGRAM?

You may also like...